9 consejos para conservar tu casco perfecto

9 consejos para conservar tu casco perfecto - Talleres El Venta

El casco como elemento fundamental de seguridad no siempre tiene el protagonismo que merece. Aunque su uso es obligatorio, y conducir una moto sin casco puede acarrear serias sanciones, día a día en nuestras ciudades podemos ver el uso de cascos que no prestan una seguridad efectiva, y que únicamente se utilizan para evitar ser multados.

Sin embargo, y como se ha comprobado en innumerables ocasiones, en la mayoría de los accidentes el casco ha prevenido o reducido las lesiones del conductor.

Elegir un buen casco pasa por elegir un modelo que se adapte a nuestra anatomía, uso y que combine a la perfección los patrones de seguridad y gustos personales.

En esta ocasión, ofrecemos 9 consejos prácticos y sencillos para mantener tu casco en perfectas condiciones.


9 consejos para mantener tu casco perfecto

9 consejos para conservar tu casco perfecto - Talleres El Venta

Un casco en mal estado, sucio o con lesiones en su estructura, no solo lucirá mal, sino que puede representar un riesgo para nuestra seguridad. Precisamente por esto, el mantenimiento preventivo del casco es el pilar fundamental de su cuidado y conservación.


1. Protégelo de la humedad exterior

El casco siempre está expuesto a los elementos naturales. La lluvia, niebla y el agua en las carreteras se unen con la humedad ambiental para afectar las partes metálicas del casco.

Tornillos, remaches y bisagras, pueden oxidarse con la humedad y deteriorarse con el tiempo. 

Guardarlo en una bolsa protectora impermeable cuando no estamos usándolo es una medida de protección eficiente. Muchos conductores usan lubricantes, siliconas y otros productos protectores en spray para las partes metálicas del casco.


2. ¿Y la humedad interior? 

El interior del casco acumula mucha más humedad de lo que podemos pensar. Ésta es especialmente abundante en los cascos integrales con visera y protector facial.

El pelo mojado, sudor de la cabeza y la exhalación de vapor de agua en la respiración son los elementos que más humedad interior producen en el casco. 

Para evitar esto, debemos “dejar respirar” el casco ocasionalmente. Abrir la escafandra y permitir la circulación del aire en el interior, es una medida eficaz. Nunca usemos secadores de pelo, radiadores u otras fuentes de aire caliente para secar el casco, dejarlo secar a temperatura ambiente será suficiente.


3. No uses químicos de limpieza doméstica

Imagina el agobio que puedes sentir con un químico potente o un olor penetrante encerrado en el casco. Usar químicos fuertes para limpiar el interior del casco, no solo puede dañar las partes plásticas y más delicadas, sino que puede provocar reacciones cutáneas, respiratorias y oculares. 

Existen productos más inocuos para la limpieza, aunque un paño húmedo y uno seco siempre es una opción ideal.


4. Desarma, pero aprende a armarlo de nuevo

Mucha gente desarma las partes móviles del casco para una limpieza más profunda. Eso es una muy buena práctica. Sin embargo, algunos conductores después de desarmar su casco no recuerdan cómo armarlo de nuevo.

Apunta si es necesario e identifica cada parte. Una buena idea es grabar con el móvil cómo se desarma el casco, como forma para recordar dónde va cada parte.


5.  Cuida como lo coges

Muchos conductores tienen la mala costumbre de coger el casco por la mentonera o incluso por la visera. Estas partes no están hechas para soportar el peso del casco y pueden desprenderse o romperse.

La mejor manera de coger el casco es con todo tu brazo de manera que ninguna parte reciba más peso que otra.


6. Usa el baúl

Si tu moto tiene baúl para guardar equipaje, úsalo para guardar el casco. Si no tienes, usa pulpos o redes de equipaje para sostener el casco cuando no lo usas. Algunos moteros lo dejan colgado en el retrovisor, esto puede dañar el casco y además puede caerse con más facilidad. 


7. Guárdalo “boca arriba”

9 consejos para conservar tu casco perfecto - Talleres El Venta

Colocar el casco boca abajo, es lo más cómodo y seguro. Sin embargo, este modo de guardar el casco no permite la transpiración interior e impide que el casco se seque de manera eficiente. Especialmente en los cascos integrales cerrados y de escafandra.


8. Nunca, pero nunca, lo perfores

Hay algunos conductores que perforan el casco para colocar algún elemento decorativo o adicional. A pesar que el casco es muy resistente, este tipo de prácticas debilitan su estructura externa e interna. 


9. Atento a su caducidad y cambios

Sí, los cascos tienen una vida útil. Se estima que un casco debe ser reemplazado cada 4-5 años. Esto se hace porque sus estructuras pierden elasticidad y resistencia. 

Por otro lado, si el caso se ha caído o has sufrido algún tipo de incidencia y el casco ha sufrido alguna lesión…¡Cambialo inmediatamente!

Un casco con alguna fisura o lesión estructural es menos eficiente y puede llegar a ser peligroso para tu seguridad.


Un casco cuida de tu protección en todo momento. Pero, al igual que haces un mantenimiento preventivo y periódico de tu moto, el casco requiere de tu atención y cuidados.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Contacto | Talleres El Venta

¿Tienes alguna pregunta?

Nosotros te ayudamos. Si necesitas conocer más sobre nuestros servicios, contacta con nosotros y te atenderemos personalmente.