Hoy en nuestra ruta motera llegamos hasta la Venta de Vargas en San Fernando, un excelente lugar donde disfrutar de la más rica y variada gastronomía isleña, acompañados del mejor cante y baile flamenco. Su historia está unida a la familia Vargas desde 1921, cuando Catalina Pérez arrienda la “Venta Eritaña”. En 1935 su hijo Juan Vargas la compra y la viene a llamar como Venta de Vargas.

Con ambiente flamenco, por ella han pasado grandes figuras de este arte, entre ellas el gran Camarón de la Isla, en la Venta podrás disfrutar de la mejor cocina típica andaluza donde destacan las tortillitas de camarones, las croquetas de la tía María, el pescaíto frito o el típico guiso del día elaborado con muchísimo cariño con productos frescos de mercado diario y las especialidades de la casa.

Al frente del negocio se encuentra Manuel Fontao Picardo, Lolo Fontao para los amigos, una persona de carácter hiperactivo, que siempre está ideando nuevos proyectos para seguir dando a conocer este monumental lugar del flamenco isleño y ofrecer nuevas ideas que atraigan al visitante y al turista de la provincia de Cádiz.

Un poco de historia de la Venta de Vargas

Rutas moteras por Cádiz: Venta de Vargas

Fecha de apertura: Hay constancia de que el establecimiento existía ya a finales del siglo XIX, aunque no es hasta 1924 cuando Catalina Pérez y Juan Vargas se hacen con la que entonces se llamaba Venta Eritaña. En 1935 el establecimiento pasa a llamarse Venta de Vargas. Su historia pasa a mito gracias a los guisos de Catalina Pérez y de su nuera María Picardo. Las dos son las que dan forma a la tortillita de camarones como la conocemos hoy en día. Luego ya la relación del cantaor Camarón de la Isla con el establecimiento ha hecho que este lugar sea uno de los más visitados de la ciudad, tanto para comer, como para verlo.

Las sensaciones al visitar la Venta de Vargas

camarón y la venta de vargas

No cabe duda de que cuando se entra por la puerta del establecimiento se descubre que allí dentro “hay duende” y lo han conseguido conservar las sucesivas generaciones de la familia Picardo que continúa hoy regentando el establecimiento. La barra, donde se puede tapear, y los salones, que conservan el ambiente de un patio andaluz, están llenos de cuadros y fotos de la historia del establecimiento, pero esta, aún muy viva, está también presente en platos como las tortillitas de camarones, las papas aliñás, la berza o el rabo de toro, fórmulas que aún siguen en la carta inalterables con recetas que tienen más de 75 años de antigüedad. Junto a esto pescado de roca y de estero como los lenguados o las lisas, si es temporada. También recetas innovadoras de la mano del cocinero Miguel Angel Casanova, actual jefe de cocina.

La gastronomía de la Venta de Vargas

La Venta de Vargas es uno de los templos gastrónomicos y culturales imprescindibles en la provincia de Cádiz, en su carta encontrarás la mejor representación de la gastronomía tradicional de la Bahía de Cádiz, de la que se consideran fieles defensores, como también, platos innovadores y actuales.

No dejes de probar sus famosos entrantes, de los que destacamos sus tortillas de camarones, las patatas aliñás, el bienmesabe, los revueltos, chacinas, mariscos y almejas.

Otro de los puntos fuertes de su cocina son sus espectaculares guisos, traídos hace 90 años de Alcalá de los Gazules por Catalina Pérez, la fundadora del negocio, como la Berza Gitana, el Rabo de Toro estofado, la Patatas con carne, pero si buenos están sus guisos del día, si eres amante del buen pescado o las carnes de la Janda, en la Venta podrás disfrutar de los mejores pescados de la Bahía o carnes seleccionadas, y todo ello, regado con un buen vino de la bodega.

El Flamenco y La Venta de Vargas un matrimonio histórico

flamenco venta de vargas

Paralelamente a la actividad como restaurante, Venta de Vargas, desde sus inicios, es uno de los sitios de referencia de la cultura flamenca de la Provincia de Cádiz. Los principales artistas de la provincia, bajo el palo flamenco de cabales, han participado en sus cenas con espectáculo o eventos.

Esto lo ha convertido en un lugar de culto para los aficionados a este arte. En sus paredes se hacen presente el espíritu y embrujo de personajes tan importantes como Caracol, que compartió muchas jornadas en la Venta, Camarón de La Isla, que comenzó su andadura en nuestro restaurante, Sara Baras, que fue conocida en actuaciones en nuestro local o la Niña Pastori que fue descubierta por Alejandro Sanz en una fiesta flamenca.

Así que ahora no tienes excusa alguna, para no coger tu moto, y hacerte una ruta hasta la Isla de León y comer en un lugar histórico donde disfrutarás de los mejores fogones y el mejor duende flamenco. ¿Cuando quedamos?